viernes, 23 de noviembre de 2007

VLADIMIR HOLAN

Durante este fin de semana la polifacética poeta y traductora Clara Janés Nadal (Barcelona, 1940) habló sobre Praga y la poesía de Vladimir Holan en la Cátedra Jovellanos invitada por la Universidad de Oviedo, podéis leerlo aquí.

SOBRE LA ACERA

Es una vieja vendedora de periódicos
que todos los días llega cojeando hasta aquí...
Cuando, agotada e incapaz de dar un paso,
deja caer su fardo de "Ediciones extraordinarias",
se sienta encima y se adormece...
Los que suelen pasar por allí
están tan acostumbrados que ni siquiera reparan en ella
que, misteriosa y muda como una agorera,
hace visible lo que debiera ofrecer...


Empieza a llover...

"Avanzando" (1943-1948)




TE HA PREGUNTADO...

Te ha preguntado una muchacha: ¿Qué es poesía?
Quisiste decirle: El hecho de que existes, sí, de que existes
y que con temor y asombro,
testimonios del milagro,
envidio dolorosamente la plenitud de tu belleza,
y que no puedo besarte ni dormir contigo
y que nada poseo, y que a quien no puede hacer regalos
no le queda más remedio que cantar...


Pero no se lo has dicho, te has callado
y ella no ha oído esta canción.

"Avanzando" (1943-1948)

3 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Holan, traducido y estudiado por la recientemente premiada Clara Janes es un caso de poeta que superando la poesía hermética o de vanguardias de su época desarrolla una escritura muy personal, de una hondura y sensibilidad tremendas, de un coraje y resistencia al Sistema, admirable, de una belleza desgarradora. Sus versos conmueven, hechizan, sacuden, hunden, revientan antes los ojos y manos atónitas. Yo lo leía de noche, de madrugada, con la ciudad desvanecida y en la penumbra apenas orillada por la luz de un flexo. Muy emocionante el "Viaje de Ofelia" que relata la propia Clara Janes describiendo como conoció primero la escritura y después al autor de una obra tan capital del corazón, patria de los desaparecidos, universo de los poetas sin fama, prestigio, dinero, reconocimiento, publicidad, premios, es decir de los poetas acallados pero inacallables, de los poetas desnudos que se revisten de dignidad, arte, veracidad, belleza, dolor, renuncia...

'recibir no poseer' el don de la poesía le alcanzó a Holan como a pocos.

Antonio Méndez es deudor de su poesía. Yo deudor de ambos.

Un abrazote,

Tu Víktor

Viktor Gómez dijo...

Jesús:

leí rápido los dos poemas y obvié que ya referenciabas a Janes arriba. Las prisas, que malas son. Tenía razón Mendez Rubio cuando decía que tiene la velocidad mucho que ver con la ceguera.

De Holan, decir, parafraseando a Eduardo Milán que hay que defender "a un extranjero en defensa de un sueño". Todo poeta importante, severa y decisivamente importante es un exiliado de su tiempo, apuntaba entre irónico y acertado Jabés. Así, Holan es un poeta de radical actualidad. Basta ver como su lenguaje subvierte los parametros objetivados de belleza, sentimentalidad y discurso para llevarnos a un desorden lingüístico y a una desobediencia cultural en la que el amor a su amada siembra relaciones y paralelismos con el amor al ideal libertario, por ejemplo. Los equívocos, las paradojas, forman parte de su habitual tensionar la escritura, abrir el texto a lo inesperado, no por efectismo estilístico sino por osmosis con lo real, por ser huella de lo vivido y recomprendido poéticamente.

En su poema Cita acaba:

"¿Me quiére usted?" -Si
"Me ama?" -No


Abrazos,

Tu Víktor

Jesús Ge dijo...

Estimado Viktor,
gracias por tus lúcidas y documentadísimas aportaciones. Veo que tienes un enorme recorrido por todas las poéticas y has analizado en profundidad a los grandes autores (a los de verdad, no sólo a los de los grandes nombres).
Te agradezco que me ilumines con estos comentarios. Todavía soy un neófito, con ganas e intuiciones, pero todavía un novato.