miércoles, 9 de julio de 2008

SOMOS LO QUE HACEMOS

(incorporo ahora la interpretación gráfica que mi "hermano" Birdy ha hecho de este texto)

Te dejaste la piel
remando contra el viento
en las duras galeras
de la posguerra gris.
Cargaste en tus espaldas
con un futuro seco
que te tapió las alas,
te oscureció la tez.
Derrocaste al Imperio
del Frío y la Miseria,
dejaste como herencia
el reino La Constancia.
Fuiste los Reyes Magos,
del pan la embajadora,
correo en días de guerra,
doctora en las auroras.
Dueña de la ironía,
el refrán, la mala leche.
Mujer forjada en hierro
sobre el yunque de la fe.
A codazos te hiciste
un hueco en la memoria
de los que conociste,
a los que sonreías.
Hoy viajas al recuerdo
de los que nos quedamos.
Que tengas un buen viaje.
Que pases un buen día.

____________________ Jesús Ge
____________________ julio 2008

Ayer falleció mi madre.
Este es mi pequeño homenaje. No es un gran poema, lo sé. Demasiado sentimiento. Pero, los que la conocieron, la reconocen en este poema.
Un abrazo eterno.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Jesús, no conocí a tu madre pero me solidarizo con tu dolor. un fuerte abrazo miguel morata

Aracne dijo...

Leo tu poema y lloro en mi casa, sola. Es fuerte. El final es devastador. Siempre me admira tu capacidad para racionalizar las partes duras de la vida. Creo que quizá sea eso lo que más me hace llorar. Eres fuerte. Sé humano, no pasa nada. Los que te queremos estaremos contigo para compartir.

Jesús Ge dijo...

Miguel, es un placer verte por aqui, aunque sea en estas condiciones.

Aracne, sabes que ultimamente soy mas humano de lo que imaginaba.

Quiero dar las gracias a todas las personas que, a traves de correos y mensajes personales, me estan y han estado apoyando en estos duros momentos.
GRACIAS A TODOS.

Estel_Julià dijo...

Hola Jesus,

Lo siento de verdad.
Lo que has escrito es muy bello y sin duda es algo que sale muy de dentro.
No lloro porque la muerte la veo como una transición más, pero sí entiendo muy bien cómo debes sentire.

A mi me sucedió también cuando murió mi primo, el pasado 12 de enero, fue inevitable hacer un homenaje.

Tienes mi apoyo y te animo a seguir adelante.

Ella siempre vivirá en tus palabras, en tus versos, en tu recuerdo, en ti.


Un abrazo, fuerte fuerte,




Estel J.

Jesús Ge dijo...

Gracias Estel.

Un abrazo. Nos vemos pronto.

Anónimo dijo...

Ánimo.
Aunque parezcan sólo palabras contra la muerte, son más que eso, una manera de defender el alma, y un homenaje precioso...
no te conozco, no conocí a tu madre
pero tus versos me han hecho, de algún modo raro, participar de tu recuerdo, aunque no sea el mío...
un abrazo,
arturo

Viktor Gómez dijo...

LLego tarde al poema.
LLegar tarde debiera ser la premisa de todas las muertes. Así, morí prematuramente al caso de la muerte vecina, de la mujer que te dió su vida y tu vida en un lazo inexpugnable. Tarde es ya para ser elocuente o misericordioso. Ahora es tiempo de oír lo otro. Ese no lenguaje del silencio que también habla, que tan bien abraza, déjase abrazar y siembra para que los que vienen detrás se mueran con palabras qué nunca serán más que su ausencia, que quieren y no pueden velar su salto inalcanzable.

Un beso, hermano

Tu Vik

Luciérnaga dijo...

se me ha puesto la piel de gallina.

mi abrazo es un tequiero.