martes, 24 de marzo de 2009

EL NIÑO LA BESTIA

El niño

La bestia

Caminos

del mismo origen

en la orilla

se siente

el temblor de las piedras

en el estanque

la pérdida


_________________ Jesús Ge

1 comentario:

Viktor Gómez dijo...

Un ebanista
ha de desperdiciar mucha
madera
para salvar una buena silla
de ébano.

Tú hiciste un admirable trabajo
de artesano, Jesús.

La lentitud es el don a redescubrir
este siglo.

Advierto, quizá sea mi lectura,
un aprovechamiento de las estructuras imaginales del haiku,
esa concentración sintáctica y precisión semántica de una límpida imagen en este texto. Quiero decir, una acumulación que no es barroquismo, sino desdoblamiento. Un darle dos vueltas al haiku, enlazando dos imagenes en vez de una. El efecto, la estructura es estupenda. Da para repetir sobre esa cáscara rellenando con otras escenas, con otros motivos.

Un abrazo grande

Víktor