domingo, 28 de julio de 2013

UNA LÁSTIMA (crítica a la exposición "Ut Pictura Poesis")



Hoy hemos visto la exposición “Ut Pictura Poesis:complicidades y correspondencia” que estará en la Sala de la Muralla del IVAM (Valencia) hasta el próximo 5 de agosto.

Nuestra primera intención fue, efectivamente, buscar esas complicidades entre las obras seleccionadas de los fondos del IVAM y los poemas elegidos por el comisario, Jaime Siles. En una primera tanda encontramos una serie de obras con un tema en común: el rostro y/o la cabeza. Los poemas que intentaban dialogar eran una suerte de monólogo incomunicativo. No por su temática o su forma, sino por la proyección en un scroll imposible de seguir en una lectura pausada y comprensiva.

El resto de la sala mantenía esta constante. Unas obras de arte que sí mantenían un hilo, una conexión, pero que con los que resultaba extremadamente difícil encontrar correspondencia con los poemas. Tan sólo aquellos poemas más breves (como los de Clara Janés) que se proyectaban enteros, permitían compartir incluso la visión del poema y obra a la vez. Sólo en esos casos hemos podido disfrutar de este encuentro artístico-literario.

Una selección bastante sospechosa de autores cercanos al autor hacía poner en tela de juicio la objetividad –si es que es posible que exista- de esta elección. Echábamos en falta también, como viene siendo tristemente habitual, una mayor presencia de autoras.

Al final de la visita, hemos querido dejar constancia de nuestras valoraciones pero, oh sorpresa, no había libro de visitas como en otras exposiciones (parece ser que no es costumbre en ninguna de las exposiciones del IVAM).

Otro elemento que nos ha sorprendido ha sido la inexistente publicación de un pequeño dossier (ya no catálogo) que permitiera una lectura en el hogar más atenta de esa conversación entre pintura y poesía. Sí han tenido a bien “editar” unas fotocopias a dos tintas (¡menos mal!), encuadernadas al más puro estilo estudiantil (espiral de alambre) para consultar los poemas que, por la rapidez de la proyección, era prácticamente imposible leer directamente en la exposición.

Al menos es de agradecer que el fondo tan completo del IVAM salga de vez en cuando a formar parte de exposiciones temporales para poder ver de nuevo obras de Kurt Schwitters, Heartfield, Grosz, Sonia Delaunay, John Davies o Joan Brossa.

Creo que el concepto original de esta exposición era tremendamente interesante. Ha sido su ejecución la que ha permitido desperdiciar una oportunidad más de aproximar tanto el arte moderno como el lenguaje poético a los ciudadanos.

Una lástima.