domingo, 30 de noviembre de 2008

BUY NOTHING DAY


Se celebró este sábado en todo el mundo el Buy Nothing Day (el Día de No Compro Nada) en protesta y como un acto de reflexión ante el extremo capitalismo que ya vivimos y la exacerbada campaña navideña que se acerca.
La organización adbusters propone ésta y otras acciones para llamar a la concienciación de la sociedad.
Más información de esta campaña, en este artículo o en la propia página.

Encuentro mirando entre sus documentos este video muy ilustrativo. "The Good Consumer" (El Buen Consumidor). Está en inglés y todavía no han montado la versión traducida ni subtitulada (es muy reciente), pero con unos mínimos conocimientos de la lengua inglesa se entiende bastante bien.


3 comentarios:

Jenni dijo...

Pues yo no me había enterado aunque, como estaba en el campo, les hice caso todo el fin de semana.
Es cierto que deberíamos ser más consecuentes con lo que gastamos y con qué lo gastamos...yo estas Navidades no regalo nada que no sea hecho por mí y esta vez va bien en serio.

Un abrazo Jesús

Jesús Ge dijo...

Pero Jenni,
si las imágenes que tú haces son un auténtico regalo para los sentidos.
(me ha quedado un poco cursi)

Me apunto a ese consumo responsable. O mejor a ese no-consumo navideño.

Viktor Gómez dijo...

Yo estoy por reducir el nivel de gasto en especial y de manera selectiva sobre algunos productos o compañías que más evidentemente contribuyen a la desarmonización entre el mundo, las comunidades campesinas, los esclavos infantiles o adultos de las grandes multinacionales, etc.,

Consumir lo justo con la intención de poder redistribuir la riqueza es una prioridad hoy.
Ejemplo: no compremos soja, que por los transgénicos, es tóxixa, por la industria explotadora del campo un recurso de la criminalizacion de la lucha por la tierra en Paraguay, por las medidas políticas un encubierto apoyo a los sojeros que sirven a los latifundistas contra las comunidades campesinas agroecológicas. No compremos soja. Empecemos por ahí y vayamos con cuidado con el pescado, que a veces viene de piscifactorías en Africa, que por medio de la explotación de las gentes de allá, se industrializa masivamente y nos llega a España a precios más bajos que lo que se pesca más honradamente y por medios tradicionales.

Bueno, ya seguimos la conversa.

un abrazo

Víktor